sábado, 23 de marzo de 2013

RECORDANDO A JOSEP Mª ROYO (1925 - 2012)


RECORDANDO A JOSEP Mª ROYO CURIA  (1925 – 2012) VOCACIÓN EJEMPLAR
(Foto: José Fernández García) http://www.aerotendencias.com/

José María Royo, ha sido uno de los nombres propios de la historia del  Aero Club Barcelona Sabadell.

Con su fallecimiento repentino el pasado día 23 de Enero, nuestra Entidad pierde  un aviador que con una trayectoria de vocación ejemplar,  deja un recuerdo imborrable en los anales de la aviación deportiva catalana.

Nacido en la leridana población de Artesa de Segre el 4 de Julio de 1925, desde su más tierna infancia, mostró interés por los aviones.

Su adolescencia transcurre en Barcelona, donde a la edad de 15 años es testigo de excepción del resurgimiento de la aviación en Catalunya tras la Guerra Civil.

A menudo acude al aeródromo del Prat, iniciándose con el aeromodelismo, y más tarde, inscribiéndose en los cursos de la Escuela Provincial del Aire que le habrán de permitir pasar a la práctica del Vuelo Sin Motor obteniendo los títulos elementales A y B.

Emprendió después con redoblado afán y entusiasmo una nueva etapa aeronáutica para efectuar el curso de Piloto Civil, y aquí fue donde vio puesta a prueba su vocación, pues tropezó con un período de posguerra cuyas dificultades le forzarían a retrasar unos años la consecución de su tan anhelado sueño.

 Fue en 1952, cuando inicia el curso de Piloto aviador en el Aero Club de Sabadell, como miembro de la sexta promoción y consigue su preciado título el 12 de enero de 1953.

Desde entonces, las alas de nuestro Club lucieron siempre en su corazón al igual que su firme adhesión durante toda una vida.

Su pasión y aptitud por el vuelo, le llevó a pilotar toda clase de aviones, totalizando  su cartilla de vuelo más de 5.000 horas. Sin embargo, hacía años había renunciado a las ventajas de los aviones modernos, para consagrarse enteramente a su fiel y épico biplano Bücker Jungmann  que marcó su decidida devoción por la acrobacia, y en el que impartió muchas horas de instrucción  a un gran número de pilotos para que pudieran soltarse en este emblemático avión.

Incapaz de mantenerse lejos de los aviones, podíamos verle a menudo con su cámara fotográfica tomando instantáneas de aviones presentes en nuestro aeropuerto, lo que le acreditó como poseedor de una magnífica colección de fotografías, que han resultado muy útiles para ilustrar en muchos casos trabajos periodísticos sobre el mundo de la aviación.

Desde estas líneas, apelamos a la Fundación P.A.C. para que una de las Bücker Jungmann de su flota, lleve inscrito su nombre en ambos lados del capó del motor,  como tributo de admiración, amistad y recuerdo.

 ¡¡ Que Dios le haya dado el eterno descanso, en medio del cielo que tanto amó ¡¡

                                                                                                               Leandro Escorsell

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada