jueves, 24 de abril de 2014

1939 EL ÚLTIMO VUELO DE JOAQUIN GARCIA MORATO (1904 + 1939)


1939  EL ÚLTIMO VUELO DE JOAQUIN GARCIA MORATO (1904 + 1939)
(Foto: Ejército del Aire)

La Guerra Civil en España tocaba a su fin. El día 4 de abril de 1939, en el aeródromo de Griñón (Madrid) se iba a rodar un documental sobre la guerra para la Legión Cóndor, en el que se escenificarían los combates entre un Messerschmitt-109 y un Fiat CR.32 “Chirri” contra el famoso caza rival de origen soviético Polikarpov I-16 (conocido como “Mosca” por los aviadores republicanos y “Rata” por los nacionales). Las imágenes serían rodadas desde el puesto de ametrallador de  un avión Henchel Hs.126 popularmente conocido como “Super Pava”.

El comandante García Morato, que había llegado el día anterior a Griñón, quiso participar en este rodaje con su inseparable avión Fiat CR.32 numeral 3-51. Aunque el día había amanecido con nubes bajas junto a una neblina y lluvia fina, lo que desde el punto de vista de la filmación no era nada recomendable,  los alemanes no desistieron de su propósito al observar que a media mañana el tiempo mejoraba.

Una vez en el aire los aviones participantes, se iniciaron –conforme al guión previsto- una sucesión de combates simulados de gran realismo despertando gran expectación entre el personal y pilotos de la escuadrilla de Morato presentes en el aeródromo. Finalizado el rodaje los aviones rompieron en direcciones opuestas, para iniciar la maniobra de aterrizaje.
El Fiat 3-51 de Morato,  se descolgó con un fuerte picado para perder altura, efectuando una pasada muy baja a gran velocidad a lo largo del campo viento en cola, y al llegar al extremo del mismo, el avión inició un fuerte ascenso vertical, ejecutando un “Renversement  ó Caída de ala” figura acrobática cuyo fin es invertir el rumbo del avión 180 grados y aterrizar en sentido opuesto (contra viento) a su primera trayectoria. Esta maniobra era un hábito que repetía  este piloto especialmente cuando  regresaba eufórico de un combate, pero que, desgraciadamente en esta ocasión, al parecer le falto altura estrellándose contra el suelo ocasionándole la muerte.

Joaquín García Morato, ya había destacado como acróbata en los concursos de esta especialidad antes de la guerra, y era autor de un magnífico libro de Acrobacia Aérea publicado en 1935.

Procedente del arma de infantería, terminó sus estudios en 1922 con el empleo de alférez, tres años más tarde y después de pasar por la escuela civil de Albacete y las de Transformación, Vuelo y Combate, obtuvo el título de piloto militar, tras lo cual, fue destinado inicialmente  a la escuadrilla de cazas Bristol en Nador (Melilla) ocupando después otros destinos.

Durante la Guerra Civil, tuvo una destacada actuación como Jefe de la escuadrilla 2-G-3 bajo el lema “Vista Suerte y al Toro” y su nombre adquirió gran resonancia por sus incontables victorias. Una de sus más brillantes actuaciones fue en el frente del rio Jarama (Madrid) valiéndole la Cruz Laureada de San Fernando y el título nobiliario de conde del Jarama, y a su muerte le fue impuesta la Medalla Militar individual.

Su historial en la Guerra Civil se puede resumir con los siguientes datos: 1.012 horas de vuelo, 511 servicios de guerra, más de un centenar de combates aéreos y 40 aviones derribados.

PUEDE VER SI LO DESEA EN ESTE MISMO BLOG, LOS PERFILES DE LOS AVIONES: Fiat CR.32 “Chirri” – Polikarpov I -16 (Mosca/Rata) y Messerschmitt-109, pinchando en los siguientes enlaces:






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada