lunes, 8 de julio de 2013

TRÁGICO EPISODIO DEL PILOTO Y SU AVIÓN MESSERSCHMITT BF-109-E



1940 TRÁGICO EPISODIO DEL PILOTO Y SU AVIÓN MESSERSCHMITT BF-109-E
(Foto: Archivo Canario Azaola)

No se conoce a ciencia cierta los motivos por los cuales en la fría mañana del  7 de diciembre de 1940,  la zona militar del aeropuerto del Prat, bullía de expectación por parte de autoridades militares y civiles, ante la exhibición aérea que había de tener lugar por parte de los pilotos de la escuadrilla de aviones de caza pertenecientes al 23 Regimiento emplazado en dicho aeropuerto, tras finalizar la Guerra Civil.

El teniente piloto Eduardo Laucirica Charlén, de 28 años, a los mandos de su avión Messerschmitt BF-109-E, tras despegar y ganar altura, realizó una serie de figuras acrobáticas de combate, y al completar una de ellas, el aparato inició  un fuerte picado -desde una altura aproximada de 800 metros- del que, inexplicablemente no pudo salir, precipitándose vertiginosamente sobre la zona pantanosa de marismas del Delta del rio Llobregat - a unos dos kilómetros del aeropuerto – levantando un gran surtidor de agua y barro de unos 20 metros de altura, hundiéndose acto seguido con su piloto.

Aunque acudieron rápidamente el cuerpo de bomberos del Prat y de Barcelona, y especialistas del Ejército del Aire, para intentar sacar el aparato y piloto cuanto antes, lo impracticable de la zona y los escasos medios de salvamento de la época hicieron inútil la posibilidad de su rescate pese a los esfuerzos realizados durante varios días.

Ante la impotencia de rescatar al infortunado piloto, la familia decidió adquirir una pequeña parcela en la zona del siniestro, erigiendo un pequeño monolito en su memoria.

62 años después, con motivo  de iniciarse las obras de construcción de la tercera pista 25-07R del Aeropuerto de Barcelona, se acometieron  de nuevo los trabajos para la localización de los restos sumergidos del aparato y su piloto, siendo finalmente hallados y extraídos en noviembre de 2002.

Los restos del joven aviador Eduardo Laucirica Charlén, descansan para siempre en el panteón del Ejército del Aire de Montjuïc. Diversas piezas fragmentadas del avión tales como parte del cárter y árbol de levas del motor y una ametralladora, se exhiben en el Museo del campo de aviación  de La Sénia (Tarragona) aeródromo republicano que entró en funcionamiento en 1937, hasta que en abril de 1938 fue tomado por el ejército nacional, siendo ocupado por la Legión Cóndor, que operó este estratégico aeródromo hasta el final de la guerra. El Messerschmitt Bf-109-E siniestrado había pertenecido a la escuadrilla de  aviones con base en dicho campo.

La imagen muestra la promoción del curso de pilotos a la que perteneció Eduardo Laucirica, identificado por una flecha y número 7.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada