jueves, 29 de agosto de 2013

1954 ACCIDENTE MORTAL DEL CAPITÁN VICENTE ALDECOA



1954  ACCIDENTE MORTAL DEL CAPITÁN VICENTE ALDECOA
(Foto: Colección Pedro B. Schmidt gentileza Alejandro Schmidt Foó)

Tal y como informamos en nuestra anterior página, en el aeródromo de Cuatro Vientos (Madrid) el día 8 de mayo, tuvo lugar un gran Festival Aéreo que constituyó el colofón al Rally Aéreo Revoada Ibérica, que despertó gran expectación reuniendo un gentío incalculable que invadió todo el recinto del aeródromo madrileño.

El programa aeronáutico fue transcurriendo con normalidad admirando el público entusiasmado las diferentes demostraciones aéreas que se iban sucediendo, entre las cuales no podían faltar las exhibiciones acrobáticas que habían de correr a cargo de los capitanes del Ejército del Aire, Palanca y Aldecoa, así como, del príncipe rumano Cantacuzeno.

El capitán Aldecoa,  tripulando un biplano Bücker 133 Jungmeister, inició su tabla de figuras acrobáticas en medio de la inquietud del público que seguía expectante su actuación, cuando tras un escalofriante vuelo invertido a ras del suelo, al tomar altura de nuevo desde su posición invertida, parece quiso iniciar un medio ó completo  tonel…,  desplomándose contra el suelo  pereciendo en el accidente.

El infortunado aviador de 34 años de edad, contaba con gran experiencia como piloto acrobático y de caza, habiendo intervenido en la Escuadrilla Azul en el frente de Rusia, realizando 117 servicios de guerra y obteniendo ocho derribos confirmados.

A su fallecimiento fue ascendido a comandante a título póstumo.

 

3 comentarios:

  1. Amigo LEC, con tú explicación queda muy claro que fué una irreparable pérdida en el mundo de la Aviación. Felicitarte también por otros de tus buenos artículos y del ritmo que avanza este proyecto llamado "Aviación por Leandro".

    Un saludo, atentamente Tesko de Canal Tokio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo Tesko:
      Motivo de íntima satisfacción por tu comentario. Seguimos comprometidos con nuestra vocación que al igual que la tuya, llevamos en las venas, convencidos que nuestras aportaciones pueden contribuir a difundir aquello que amamos, evitando así, que su relevancia histórica quede en el olvido.
      Recibe una vez más todo mi afecto y simpatía,
      LEC - Leandro.

      Eliminar
    2. Siempre es un placer recibir tu agradecimiento.

      Eliminar